Envios Gratis en compras mayores a 1,300
Envios Gratis en compras mayores a 1,300
Carrito 0

Mi proceso de ser madre

Arlae Elias - Fitness Coach Cambio de Vida Embarazo Fitness Coach Healthy Life Post Parto

Arlae Elias

Lic. en Turismo, Cosmetóloga, Terapeuta Naturista y Fitness Coach, 34 años, Mexicana. 

Su experiencia en lo natural comenzó en la adolescencia, un fuerte virus estomacal la orillo a buscar alternativas naturales para sanar, y gracias a haber iniciado una alimentación vegana pudo restablecer su salud en pocos meses y como consecuencia bajar aproximadamente 60 kilos de peso, después de este cambio tan drástico se vio en la necesidad de investigar diferentes maneras de mantenerse sana y este camino la fue llevando hacia un estilo de vida enfocado en el bienestar interno y externo.

En 2016, estudio un Diplomado de Alimentación Consciente y Compasiva, el cual estaba enfocado en una alimentación basada en plantas. Y después de dos años de ser constante con el entrenamiento y la alimentación balanceada decidió tomar el rumbo del mundo fitness, tomando 4 certificaciones en el 2018, como entrenadora personal y especializándose en entrenamiento para mujeres.

Actualmente es embajadora de Inspiring Fitness, promueve el bienestar y el amor propio, trabaja con programas de entrenamiento en línea para mujeres. 

---

El 2019 fue el año que decidí enfrentar mis miedos o dicho de otra manera salir de mi zona de confort y pisar por primera vez un escenario de competencias Fitness, tenía dos años muy dedicada, cuidando mi alimentación, no fallando a mis entrenamientos, simplemente siendo disciplinada y constante cosa que años atrás no había logrado, y aunque estaba muy satisfecha con lo que había logrado hasta ese momento, seguía teniendo esa espinita del “que
será competir” ya sabes, ese algo que te reta, y que te da miedo pero a la vez te impulsa, te motiva a dar más cada vez, y a hacerlo lo mejor posible.

Así que después de haber tomado varías certificaciones Fitness en el 2018, para convertirme en Fitness Coach y poder ayudar a otras mujeres a conseguir esa mejor versión que en algún momento todas anhelamos, fue que me decidí, el 2019 sería el año que me demostraría a mi misma de lo que soy capaz si tan solo me lo propongo, “lo que crees, lo creas” claro que implicó mucha disciplina, mucho enfoque, y sobre todo un compromiso conmigo misma muy grande de cumplirme lo que me prometo, por que más de una vez estuve a punto de rendirme, quien ha competido antes sabe que no es nada fácil, pero es algo que si pudiera lo volvería hacer (y no lo descarto en verdad) por que el proceso te permite conocerte realmente, conocer tu carácter y coraje para lograr lo que dijiste que harías, pero también te permite conocer tu lado más vulnerable, ese que poco se muestra pero que tienes que enfrentar para te des cuenta y te quede claro que antes que a nadie te tienes a ti misma en cualquier situación de la vida y que también se vale pedir ayuda, por eso es importante tener un buen equipo que te respalde. Y bueno podría seguir hablando maravillas de mi competencia en 2019, donde gane primer lugar en mi categoría. Pero también les quiero contar cómo pase de estar súper magra, a preparar mi cuerpo para un embarazo (Inesperadamente debo confesar).

Arlae Elias

Al finalizar mi competencia yo ya tenia preparado relajarme, irme de vacaciones algunos meses y simplemente disfrutar lo que restaba del año para en enero del 2020 iniciar de nuevo preparación para otra competencia Fitness. La meta era haber subido entre 6 y 8 kilos para enero de este año, fue algo tan fácil que no solo subí 8 si no que subí 10kilos, obvio yo estaba muy satisfecha con eso por que iniciaría un nuevo reto, mejorar mi cuerpo de competencia, tener mejor calidad muscular a la hora de volver a competir, para mi sorpresa una semana antes de iniciar preparación me entero que estoy embarazada, esto cambio por completo mis planes y por su puesto los de mi novio también, ya no hablábamos de bikinis y competencias ahora hablábamos de pañales y biberones jajaja, y antes de seguir con lo que fue mi embarazo quiero aclarar el por qué “había preparado” mi cuerpo para el embarazo, no había manera de que después de competir yo hubiera quedado embarazada, debido a mi porcentaje de grasa y el papel tan importante que juega a nivel hormonal, también por los niveles de estrés, y por el desgaste físico y mental, etc. así que después de varios meses de haberme relajado y de haber iniciado dieta en reversa (empezar a subir calorías) y además de llevar una suplementación adecuada, después de haber subido 10kg post competencia con los cuales mi cuerpo llego a un porcentaje de grasa adecuado, fue entonces que mi cuerpo se encontraba en óptimas condiciones para un embarazo.

Dicho esto te platico cómo fue mi embarazo, los primeros tres meses la pasé dormida día y noche básicamente jaja, la verdad experimente mucho cansancio, aunque por otro lado fui muy afortunada por que no tuve achaques de ningún tipo, cero náuseas y cero vomito matutino, mi cuerpo solo me pedía dormir, así que por consecuencia no entrené, ademas que estaba esperando
autorización de mi doctor para realizar actividad física, para esas fechas yo me encontraba fuera de Mexico, así que la cita con el que sería mi Ginecólogo Obstetra la tuve a finales del primer trimestre. En mi segundo trimestre me fue de maravilla, ya me sentía con energía así que entrenaba diario, hacia mi rutina de fuerza y mis 30-40min de ejercicio cardiovascular, mi apetito 
ya era regular, en comparación con los primeros meses que me dio muchísima hambre.

Durante todo mi embarazo lleve una alimentación intuitiva basada en alimentos saludables y balanceados. En el último trimestre me volví a sentir un poco agotada, así que opté por hacer yoga prenatal, tomaba clases en línea tres días a la semana y salía a hacer caminatas al exterior, me cayeron de maravilla estas dos actividades ya que en las últimas semanas tu mente necesita estar calmada y relajada, así que eso ayudaba bastante. Adicional yo meditaba y utilizaba Aromaterapia sin falta.


Y algo que quiero mencionar antes de hablarles del parto y la vida de mamá, es que en ningún momento me preocupo mi apariencia, creo que el hecho de haber competido el año pasado me confirmo que el peso es relativo, que no te define y no te hace menos o mejor persona ver X número en la báscula, yo subí 18kilos durante mi embarazo. Tampoco me preocupaba la celulitis ni las estrías, sí utilicé producto adecuado para hidratar y nutrir mi piel, no para “prevenir” todo eso sino por que es parte de mi estilo de vida, cuidar de mi por dentro y por fuera.

Utilice diferentes aceites y cremas hidratantes, mi kit favorito fue el de Zama Fresh por que además traía mascarilla para la pancita, que me cayo de lujo en las últimas semanas que es cuando más se estira la piel. Por azares del destino no me salió ninguna estría, y si hubiera sido el caso no me preocuparía. Una vez que das a luz te das cuenta de lo que realmente vale la pena, unas cuantas estrías o un poco de celulitis pasan a ser nada comparado con tener a tu bebé en tus brazos y saber que tu y el están bien. Así que si estás pasando o pasaste por esto, te invito a que honres tu cuerpo, a que le agradezcas haber hecho un increíble trabajo al crear el milagro de la vida, un hijo.

Se llego la fecha de parto, bueno, en realidad se adelantó, mi bebé nació 3 semanas antes de lo esperado y por cesárea, tampoco eso estaba planeado pero al final se decidió que era lo mejor para ambos, la verdad tuve un increíble equipo, tanto de obstetra como de pediatra, y asesora de lactancia que no se que hubiera hecho sin alguien que me aclarara las dudas al respecto.

Mi recuperación fue increíble, no tenía idea de que esperar después de una cesárea y la verdad es que no sentí molestia en ningún momento, claro que estaba medicada jaja pero en general, yo me sentía muy bien, a excepción de las desveladas de las primeras semanas, y del batallar con la lactancia los primeros días.

Nadie te prepara para el puerperio y puede llegar a ser muy duro, muy solitario o muy emotivo, afortunadamente yo conté y cuento con mucho apoyo por parte de mi familia, principalmente mi mamá y también por parte de mi pareja, sin ellos dos probablemente si hubiera experimentado baby blues, en realidad no lo se, por que también es un tema hormonal pero sin duda el apoyo durante el cuarto trimestre es primordial, ninguna mujer en post parto debería estar sola, por que la depresión post parto es más común de lo que creemos, por eso me siento afortunada y agradecida en este aspecto, pero si tengo amigas que lo experimentaron y pudieron contarme su experiencia.

Justo acabo de cumplir 3 meses post parto y solo les puedo decir que los primeros meses son de mucha flexibilidad, de no planear, de disfrutar, de paciencia y de mucho amor por su puesto, pero un amor que no habías experimentado jamás (mamás primerizas) un amor verdadero y puro. Tres
meses de caos pero a la vez de paz, de saber que todo es como debe de ser, y tres meses de volver a salir de la famosa zona de confort, por que el tiempo ya no es principalmente para mi, al menos no ahorita en un futuro próximo jaja, ahora hay un pequeño que necesita y depende de mi, así que no hay prisa de nada, el me ha enseñado a tomar un día a la vez, y gracias a esto he sido testigo de lo maravilloso que es el cuerpo de la mujer, después de haber tenido un embarazo sano, y gracias a Dios un bebé sano, lo que seguía era tener una recuperación sana, para lo cual mi alimentación fue prioridad, nunca antes me sentí tan comprometida conmigo misma por llevar una alimentación saludable como ahora que estoy dando pecho, la lactancia puede ser la excusa 
perfecta para volverse a lo saludable si no lo eran antes, por que entre mejor te alimentes mejor es la calidad de la leche materna, así que entre la alimentación y la lactancia materna y sin planearlo ni forzarlo, he bajado 16kg en estos tres meses, el ejercicio lo acabo de iniciar esta semana por que mi doctor me lo autorizo una vez cumpliendo los 3 meses post parto. Aunque ya tenía una semana saliendo a caminar al parque con mi bebé en la carriola y también tenía una semana haciendo ejercicios hipopresivos, que se los recomiendo muchísimo.

 

Mi último consejo sería que desde que salen del hospital hagan lo posible por retomar sus hábitos de cuidado propio, uno a la semana o cada 15 días pero eso puede hacer una gran diferencia en tu estado anímico, date una ducha caliente y aplícate un exfoliante, ponte una mascarilla en el pelo, aplícate parches de mascarilla en las ojeras, ve a que te corten el pelo o hazte un cambio de look, pide que te hagan pedicure a domicilio o un masaje relajante, etc, por que recuerda que no solo nació un bebé, también nació una madre, que necesita re conocerse y darse su tiempo de asimilar el nuevo roll que desempeña, y muchas veces la atención es directamente con el bebé por parte de los demás pero también por parte de nosotras mismas, al grado que podemos dejarnos de lado por que “no hay tiempo” pero hoy te digo que no solo es importante si no es realmente necesario, por que de esta manera muestras compasión contigo misma, ese auto amor te cae como caldo de pollo al alma, y en el momento que quieras retomar una rutina o hábitos más estructurados te resultará mucho más fácil, por que no tendrás que reafirmarte a cada rato que tú lo vales, que vales y mereces el tiempo que dediques para ti o lo que decidas retomar, el ejercicio por ejemplo, así sean 20min mientras el bebé toma una siesta, o incluso ese té por la tarde, sin hacer más nada que disfrutarlo así calientito.


Espero que este pedacito de mi historia te sirva de inspiración, para volver al amor propio, para retomar tus hábitos saludables, y si no los has tenido entonces para que inicies poco a poco a llevar un estilo de vida donde tu salud física y mental sean prioridad, créeme no es imposible siendo mamá, es necesario.

By Arlae Elias

Instagram @arlae.elias



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados